martes, 9 de noviembre de 2010

quema de rastrojos

Desde hace un par  de años, ya no se pueden quemar los restos vegetales, un camión del ayuntamiento pasa una vez por semana y recoge en la puerta de la parcela aquellos restos vegetales (hojas, hierbas...) que se depositen en sacos o se dejen convenientemente atados.
Yo dispongo de dos compostadores los cuales absorben un 60% de los restos de la huerta. El resto lo saco en una bolsa de plástico para que se lo lleven.
Cuando quite los tomates se hizo una montaña con todas las tomateras, lo suficiente grande  y pesadas como para no poder sacarlas y lo suficiente voluminosa para que no entrasen en el compostador.
restos de la tomateras septiembre.
Al secarse fueron menguando, pero como en su última fase las tomateras estuvieron muy enfermas tenia miedo de que las esporas o virus sobreviviesen al invierno y se quedasen en el huerto.
Por ello decidí con alevosía y nocturnidad quemar los restos de las tomateras, que ardieron como si de pólvora se tratase.
He de admitir que tiro de menos el espectáculo de una buena hoguera.
De todo lo negativo de la quema de rastrojos me quedo con que utilizaré la ceniza para la plantación de los ajos. ( consejo de una amiga El  huerto 2.0)

No hay comentarios:

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...