lunes, 7 de octubre de 2013

La huerta a principios de octubre.

El viernes por la tarde llovió. Después de toda la semana de un sol intenso y de unas temperaturas más propias de agosto de repente se nublo y durante media hora no paró de llover acompañado de un fuerte viento.
Inundó el bancal de los arboles lo que ayudará a que los cítricos sigan engordando. Ha servido para regar  y limpiar todos los arboles después de mas de un mes sin ninguna lluvia.
Las tomateras ya están




llegando a su fase final y las matas comienzan a secarse, aunque todavía esta semana ha sido posible recolectar un par de kilos, los justos para el consumo semanal.
Las judías siguen creciendo y dando fruto al igual que los pimientos y berenjenas.
berenjenas
Los meteorólogos dicen que hace décadas que no se registraban temperaturas tan altas en estas fechas, es como si el otoño no hubiese llegado y eso se nota en los cultivos de verano que continuan alargando su ciclo.
las habas ya germinadas
De momento continuaremos disfrutando de la estancia en la huerta observando los últimos tomates y recogiendo granadas y kakis  sin pasar ni una pizca de frío.
Las habas comienzan a salir y su crecimiento es muy rápido, tal vez no esperaban encontrarse con tanta calor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...