lunes, 16 de diciembre de 2013

Plantando otro olivo

En mi huerto hay un olivo, fue uno de los primeros arboles en plantarse y durante muchos años las olivas no se recogieron, simplemente se caían al suelo. Se convirtió en un árbol decorativo, se dejó crecer y su poda fue escasa.
Hace una década decidimos comenzar a coger la oliva y llevarla a una almazara cercana, la pesan y la intercambian por aceite. Es más el ritual de cogerla  e intercambiarla por unos pocos litros de aceite  lo que le ha dado vida al olivo.
Por ello llevaba un tiempo pensando en poner otro olivo, es un proyecto a largo plazo. Dentro de algunos años tal vez con dos olivos y en un año de buena producción sea posible conseguir el aceite necesario para el consumo familiar.
El lugar elegido es un bancal donde había plantado un cerezo que murió.Un lugar que recibe sol  todo el año y su crecimiento no molestará a la  huerta ni al resto de arboles.
La variedad elegida es  Villalonga, un tipo de olivo de los más plantados por la zona, se caracteriza por ser vigorosa y de producción alta.
Al comprarlo en macetero se puede plantar en cualquier época del año,  he hecho un agujero el doble del tamaño del macetero, he rellenado el fondo con una tierra más vegetal con más nutrientes y he plantado el olivo.
Realizo un riego copioso que repetiré dentro de unos  días, luego sera suficiente cada 15 días, siempre dependiendo del clima y las temperaturas.
Plantar un árbol es algo que siempre me ha gustado, se que me acompañará por muchos años.



No hay comentarios:

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...