jueves, 13 de febrero de 2014

Margaritas en el huerto

Estas margaritas crecieron por si solas pegadas a la valla de la huerta, tal vez procedían de semillas llevadas por el viento o de restos cortados de margaritas de la jardinera. Lo cierto es que durante todo el verano encontraron su hueco, entre el pasillo y el vallado, en tierra de nadie.
Soportaron el verano con exposición a pleno sol y temperaturas muy altas ,regalándonos sus flores, y ahora aguanta las bajas temperaturas como si nada y sigue dándonos flores.
No se ha regado desde que compartía cercanía con el maíz y de eso ya hace muchos meses, pero a la margarita del cabo parece no importarle mucho esta época de sequía, ella sigue regalándonos sus flores durante todas las semanas de invierno.
Suben apoyadas a la valla y su posición detrás del vallado la resguarda de una muerte segura por la motoazada. Tampoco son molestadas por  las gallinas ya que  no les gusta ni sus flores ni sus hojas.
Alegran la vista en un bancal seco y vacío que espera que llegue la primavera para llenarse de vida.




margarita del cabo

4 comentarios:

  1. La sorprendente naturaleza es así. A veces intentamos cultivar plantas y no hay forma de conseguirlo y cuando menos lo esperas aparecen cosas como esta. Y que color tan bonito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nanita! seguro que si las planto a propósito en ese lugar ni germinan ni crecen ni van. Las plantas muchas veces se empeñan en no seguir las reglas.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Son preciosas esas margaritas , casi no necesitan cuidados y van ganando terreno haciendo un tapiz . Las tengo en mi jardín y hacen un rincón especial con ese color morado y malva. Lindas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Candela! Tambien trepa y se mantiene en modo arbusto apoyada en la malla metalica. Tienes razón son perfectas para hacer un tapiz.
      Un beso.

      Eliminar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...