martes, 15 de julio de 2014

Cuando hay excedentes de tomate

Llego ese agradable momento en el que hay más tomates de los que se pueden consumir diariamente, ello indica que las cosas se han hecho bien y que las tomatera este año están creciendo y  produciendo mucho.
Este verano las temperaturas son más suaves y las tomatera parece que lo agradecen,  de momento la ausencia de viento de poniente abrasador se ha notado y las matas  tienen muy buen aspecto.
Cuando los tomates maduros superan la cantidad necesaria que necesitas para ensaladas, tomate frito y demás usos se hace necesario ir pensando en consérvalo de otra manera.
La manera que siempre hemos utilizado es conservarlos en botes al baño maria.
Lo primero es lavarlos y pelarlos, la mejor manera de pelarlos es introduciéndolos unos segundos en agua muy caliente, de esta manera la piel se despega y es muy cómodo pelarlos.
Lo siguiente es trocearlos, consiste en cortarlos con un cuchillo en pedazos pequeños.
Luego se introducen en un bote de cristal hasta llenarlo. Una vez lleno se cierra la tapa fuertemente.
Los botes se introducen en un bidón donde se cubren de agua, habrá que calentar el agua hasta que hierva, esperar unos veinte minutos y retirar el fuego,
Una vez el agua este fría se sacarán los botes, se limpiará y secaran y ya estarán listos para almacenarlos en un lugar seco al que no le de la luz directa del sol. Allí los guardaremos para ir consumiéndolos durante todo el año.
Esta es mi manera de hacer conserva, hay muchas variedades y formas de hacerlo , pero lo importante es poder disfrutar de un bote de  tomate casero cualquier dia del año.
Yo para la conserva utilizo botes de cristal reciclado, son botes de mermelada o de diferentes conservas, lavo bien los botes, limpio a conciencia las tapas y los seco, de esta manare reutiliza y recicló todos los botes de cristal año tras año.
Para calentar el bidón de agua utilizo leña de la poda de invierno, sobretodo la leña de la higuera que tiene una madera de baja caloría y mucha ceniza que la hacen mala para la chimenea y no utilizable para los asados, pero ideal para calentar el bidón y  a coste cero.






6 comentarios:

  1. Kissy, nos das una lección magistral de reciclaje y aprovechamiento, porque con esos tomates sobrantes haces conserva, reciclas recipientes y aprovechas la madera de la higuera ¡genial! y además puedes comer tomates caseros todo el año.
    Un beso grande, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Montse! Es cierto lo del reciclaje es de toda la vida, lo único que antes lo llamábamos aprovechar lo que tenemos que no hay otra cosa.
      No me deja comentar en tu blog ya que no me recoge el perfil de google. Espero resolverlo pronto y poder participar en tus adivinanzas, me encantan!
      Un beso muy grande para ti,

      Eliminar
  2. Yo también lo hago así, a veces hago sofrito con cebolla y pimientos. Hoy nos hemos comido el último bote de tomate del año pasado. Con macarrones estaba riquísimo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno! Es más faena pero los dejas listos para utilizarlos directamente.
      Luego te alegras y no te acuerdas del esfuerzo.
      Un beso!!

      Eliminar
  3. Genial tu blog. Me encanta. Es justo lo que yo vengo haciendo pero quería asegurarme de que se podían embasar los tomates sin cocinarlos. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vea! No necesitas cocinarlos, tal vez ponerles un poquito de azúcar para que no sean tan ácidos, pero no es necesario.
      El tomate envasado conservará su sabor y sus propiedades.
      Un beso.

      Eliminar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...