miércoles, 29 de octubre de 2014

Germinacion natural.

Llevo 2 años preparando el semillero de tomates, preparé un lugar especifico para ello, con exposición a sol, coloque una rejilla para evitar que gallinas y pájaros se comiesen los brotes recién salidos. Una estructura de madera tapada con plástico hace que la temperatura interior sea la adecuada para la germinación.
Cada año retiro la tierra para evitar que las semillas de hierba puedan competir con las tomatera, mezclo tierra de la huerta con composta para conseguir una tierra suelta sin piedras que pueda conservar la humedad el mayor tiempo posible.
Selecciono las semillas e intento distribuirlas para que mantengan la distancia y su crecimiento sea mejor.
Tapo las semillas con turba comprada para mejorar la germinación.
Coloco bolas anti caracoles y babosas para evitar que se coman los brotes tiernos recién salidos.
Monto un sistema de goteo para que el riego sea poco a poco y no arrastre las semillas, un programador se encarga de que no falte humedad.
Por ello al acercarme y ver como han germinado estas tomatera no puedo evitar sentir algo de rabia.
Al hacer la conserva de tomate en un cubo se tira pieles, trozo de tomates estropeados y las semillas que quedan en el colador antes de meter el jugo en los botes.
El resto de estos cubos se tiran debajo del limonero donde las gallinas acuden a comer, se comen las pieles, escarbar  y prácticamente no queda nada ya que pájaros y hormigas también acuden.
El sol reseca lo que queda y allí permanece desde hace dos meses.  Las temperaturas que disfrutamos y las últimas lluvias han hecho que germinen.
Su germinación y crecimiento  ha sido mucho mejor que en el semillero,
No prosperará ya que con la bajada de temperaturas morirán.
Me acerco y lo miro, me acerco más y veo lo sano y rápido que están creciendo, intento no enfadarse y aprender por que su germinación y crecimiento es mejor que en el semillero.

Esta claro que en este lugar cayeron cientos de semillas y que las gallinas con sus patas enterraron muchas de ellas.
Toda una lección de que la naturaleza  por si sola sigue su ritmo, aunque esta vez esté equivocada y piense que estamos en primavera.


2 comentarios:

  1. jeje...Kissi, ¡¡¡me has hecho mucha gracia con tu manera de explicarnos lo que ha pasado!!! y es que con estas temperaturas que tenemos raro será que los frutales no se nos pongan en flor (aunque después esta flor no llegue a nada).
    Al preparar nuestros semilleros, en pleno invierno, intentamos dar a la semillas unas condiciones óptimas para que germinen y a veces ¡¡¡qué trabajito cuesta!!! pero estas semillas, enterradas de cualquier manera por las gallinas, han aprovechado la "falsa primavera" para germinar...,...a mi me pasó igual el otoño pasado!!! Con el paso de la motoazada quedaron enterrados algunos tomates y brotaron a "cientos" en un rincón del huerto. Todo esto me hace pensar...¿sería mejor no hacer semilleros en invierno y colocar las simientes en pleno campo, en semillero abierto, en plena primavera?
    Abrazos desde El Terrao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mª Ángeles, conozco una persona que planta las semillas directamente en su lugar definitivo y le va bien. A mi este año me han salidos algunas tomatera del año pasado y han ido muy bien.
      Un beso.

      Eliminar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...