domingo, 30 de noviembre de 2014

Lluvia de noviembre.

Se acaba noviembre y se despide con lluvia, una lluvia constante donde el pluviómetro marca ya 70lts/m. Hacia mucho que no llovía tanto.
El suelo esta llenándose de hojas, los días ya son muy cortos y las temperaturas nocturnas comienzan a bajar.
En la huerta sobreviven los cultivos  que perduran del verano como las judías, berenjenas y pimientos y comparten  bancal  con  espinacas, lechugas y cebollas y cebollas.
A las alcachofas les va muy bien un riego copioso como este y tanta lluvia sobre todo servirá para limpiar pinos  y arboles grandes. Empapará una tierra  que servirá para labrarla y prepararla para los próximos cultivos.



4 comentarios:

  1. La lluvia cuando es calmada es maravillosa, las plantas crecen y se ponen hermosas. Un besin, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola! Cuando cae poco a poco se empapa la tierra sin arrastra, sin romper. Es un riego copioso que riega cada rincón del huerto, sobretodo esas plantan o esos rincones que nunca se riegan.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Para mi jardín de clima seco, la lluvia siempre es una bendición ¡aunque me fastidie todo el fin de semana, jaja! y como dice Lola, las plantas se ponen preciosas con esa lluvia fina y constante.
    Un besito, guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Montse, las que disfrutamos de un huerto donde el agua no es gratis ver como cae del cielo sin parar es todo una alegría.
      Un beso.

      Eliminar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...