martes, 13 de septiembre de 2016

Pimientos de septiembre.

Los pimientos se plantaron en la primavera de 2015 y estuvieron produciendo hasta la llegada del frío. Las bajas temperaturas, los días cortos y una tierra fría hicieron que los pimientos dejaran primero de sacar flores, luego fuesen perdiendo hojas  y muchas de sus ramas se secasen. Pero un invierno suave sin prácticamente




heladas propició que los pimientos sobrevivieran al invierno. Cuando las temperaturas volvieron a ser suaves los pimientos sacaron brotes nuevos, nuevas hojas y flores que nos han dado pimientos todo el verano.
Hay que admitir que la producción el segundo año es inferior al primero pero es cierto que se consigue recolectar pimientos antes.
Durante el verano han compartido lugar con calabazas resultando una buena asociación, los pimientos crecen verticalmente por encima de las calabazas que son rastreras. Las grandes hojas de las calabaceras sirven de acolchado y mantienen mucho más tiempo la humedad de los riegos. El problema es que las calabaceras dificultan a la hora de realizar la recolección de pimientos, y hacen que quitar la hierva sea difícil.
No ha hecho falta realizar ningún tratamiento a los pimientos, ni pulgón ni mosca y lo mejor de todo nada de hongos.
A  estos pimientos todavía les quedan algunos meses, cuando las temperaturas lleguen a los 0ºC terminara su ciclo para siempre.
Todavía hace mucha calor pero hay suficientes pimientos y tomates para seguir disfrutando de un rico gazpacho fresco para comer.

1 comentario:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...