jueves, 22 de diciembre de 2016

Sembrando ajos.

Llegó el mes de diciembre y parece que este año ha venido con mucha mas lluvia de lo normal, al menos por esta zona aunque las lluvias han sido intensas han beneficiado a una tierra acostumbrada a  demasiada sequia.
Antes de que la semana pasada comenzará las lluvias me dio tiempo a sembrar una de las cosechas de invierno, los ajos.
permaneceran en la tierra durante todo el invierno y no estaran listos para su recolección hasta el mes de junio, pero una vez recolectados nos proveeran de ajos para todo el año.
Como la tierra esta muy humeda y no es posible pasar la motoazada, los siembro en surcos sin hacer caballones.
Hay que sembrarlos con la punta hacia arriba ya que será por ahí donde saque el tallo que crecerá a traves de la tierra hasta el exterior y es importante no sembrarlos a mucha profundidad ya que si no tardarna mucho en salir  y si la tierra esta muy dura no conseguiran germinar.
Lo primero es seleccionar las cabezas de ajos más grandes y sanas, luego se desgranan dejando los dientes sueltes, de cada diente de ajo plantado saldra una cabeza de ajos.
De un kilo de ajos me han salido unas 200 dientes de ajos que se convertiran  en 200 cabezas de ajos, las suficientes para el consumo familiar y para guardar para la siguiente temporada.
Como la tierra conserva la humedad de las últimas lluvias no es necesario regar la tierra y con las lluvias de estos últimos dias tendran suficiente humedad para germinar y salir al exterior en unos 10 dias.
El cultivo del ajo es sencillo, no requiere mucha faena ni grandes labores, el riego es moderado o más bien bajo.La labor principal consistira en escardar la tierra y evitar que las hierbas invadan el cultivo.
Los ajetes plantados hace un mes ya germinaron y siguen creciendo a muy buen ritmo, en poco tiempo ya podremos disfrutar de los sabrosos ajos tiernos.
A principio de años ya podré comprobar si la geminación de los ajos ha ido bien.







2 comentarios:



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...