martes, 30 de mayo de 2017

Repicando puerros

PUERRO ( Allium porrum)
De la misma familia que el ajo y la cebolla, el puerro tiene un aroma y un sabor menos intenso.  Así como el ajo y las cebollas se utilizan  mayoritariamente como condimento o complemento el puerro se utiliza como verdura.
En el semillero ya están listos, ya tienen los 15cm de altura y aunque su diámetro es pequeño ya necesitan más tierra para seguir creciendo. Por ello ha llegado el momento del trasplante.
El repicado es igual que con las cebollas, se arrancan del semillero y a raíz desnuda se clavan en la tierra manteniendo unos 30cm de distancia entre ellos.
Ocupará el terreno unos 120 días  es muy adaptable al clima  y resiste tanto el frio como el calor. Agradece la exposición a pleno sola aunque necesita bastante humedad para crecer.
Un buen compañero para el puerro son las zanahorias (que ahuyentan a las polillas) y también puede asociarse con fresa, apio, cebolla, tomate, espinaca o col. En cambio hay que alejarlo de judías, guisantes, remolachas, las acelas y lechugas.
Habrá que estar pendiente del gusano o polilla del puerro, es una mariposa nocturna  que perfora las hojas y roen los bulbos. Se puede prevenir con decocciones de cola de caballo.
Preparo la tierra para dejarla mullida, sin hierbas y nivelada. Repico los puerros y realizo un riego copioso para que la tierra se compacte, pierda las bolsas de aire y tenga la humedad necesario para que las raíces de los puerros puedan seguir creciendo. Lo hago a última hora del día cuando el sol ya se esconde, entonces los puerros tendrán toda la noche para  acoplarse a su nuevo lugar.

Espero poder cosecharlos en agosto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...