lunes, 19 de junio de 2017

Prevenir en las tomateras

Llevamos una semana de ola de calor, con temperaturas más altas de las que corresponden a este mes, eso junto con un ambiente con mucha humedad ,hacen que las enfermedades y las plagas como la araña roja encuentren el ambiente ideal para desarrollarse y atacar a los tomates.
Por esto a partir de ahora hay que observar las tomateras, acercarse y mirar sus hojas, para  poder tratar estas enfermedades en sus primeros síntomas, cuando todavía es fácil de controlar y no requiere de productos químicos agresivos. 
Sobre todo la prevención para que no aparezcan los virus como el virus del mosaico que terminan matando las tomatera  y acortando mucho su ciclo. Una vez los virus han invadido a las tomateras ya no hay nada que hacer y el mejor remedio es arrancar la mata para evitar que se propague a las demás.
Pero hay que buscar productos autorizados en agricultura ecológica, que afecte lo menos posible al medio ambiente, sobre todo a los insectos polinizadores y en especial a nuestra salud.
Uno de esos productos es el azufre y el cobre.
Pero aunque estén autorizados en agricultura ecológica no se debe abusar de ellos, este es el caso del cobre que es muy tóxico en grandes cantidades y al final se va acomulando en la tierra.
Pero es el mildiu y el oídio las enfermedades que más afectan a los tomates y es el cobre y el azufre los productos que podemos utilizar para tratar esas enfermedades.
El mildiu se puede identificar en su fase inicial por manchas de verde claro a marrón en las hojas de la planta que avanza hasta secarla totalmente.
El cobre forma una película en las hojas, y es absorbido por los hongos que atacan las plantas, principalmente en la etapa de germinación de las esporas. Esto significa que su acción es preventiva y que no será efectiva si la planta ya está enferma. Con el cobre se consigue parar el avance del mildíu, pero no se consigue curar la planta.
El oídio, blanquilla o cenizo es una enfermedad causado por un hongo
(Leveillula taurica o bien Oidium neolycopersici) fácilmente diagnosticable por un vello blanquecino o cenizo sobre hojas y tallos.
Se puede utilizar como producto químico el azufre, otro fungicida de contacto, que también actúa atacando el hongo que se desarrolla en superficie. Además el azufre es un buen acaricida, muy útil contra la araña roja, otro de los enemigos de las tomateras. Con el azufre se puede curar el oídio solo si se actúa pronto.
Es la primera vez que aplico conjuntamente azufre y cobre, los frutos todavía están muy verdes pero se recomienda esperar al menos 5 días entre la aplicación y la recolección.



No hay comentarios:

Publicar un comentario



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...