miércoles, 26 de julio de 2017

Recoger semillas

La importancia de guardar las semillas ya la he explicado en muchas ocasiones.  Una de las razones es disponer de semillas sin coste alguno, pero tal vez la razón principal sea saber exactamente cuál es la planta  que nos va a germinar, sin las sorpresas muchas veces de que  esa  planta que ha germinado no corresponde exactamente con lo que buscábamos  o que  esas plántulas que nos han vendido al final no es lo que  habíamos pedido.
En los viveros muchas veces son intermediarios y los  plantones que nos venden muchas veces ellos se los han comprado a un tercero, por lo que aunque sean de nuestra total confianza y ellos pongan todo el interés en darnos el mejor producto, muchas veces nos dan gato por liebre.
Por ello guardando semillas y  conociendo la  evolución de la planta de donde vienen nos aseguramos en gran parte que sus descendientes serán  de la variedad que queremos.
Pero la razón que más me convence para guardar las raíces es saber que esa  planta de variedad  elegida que recolecté y me gusto  volverá  en la siguiente temporada. Una variedad que año tras año se va acostumbrando  al microclima de mi huerto, a la tierra y sus propiedades, al tipo de agua de riego y a los insectos  y plagas de mi zona.
Una planta que se acopla a esas condiciones y que  trasmite genéticamente las condiciones y los cambios a sus semillas. Unas semillas que año tras años mejoraran su rendimiento y se convertirán en una variedad local con características especificas para nuestra zona.
También tenemos que poner de nuestra parte y dejar para recolectar semillas aquellas plantas más sanas y vigorosas que destaquen sobre las demás y que no estén enfermas y que sus frutos estén bien.
La segunda parte será saber cuál es el mejor momento para la recolección de las semillas y la mejor manera de conservarlas.
Las semillas son otro tema en la actividad de la huerta, en un debate en  si es mejor  comprar los plantones e ir  cambiando  de variedades   y  probando productos nuevos  buscando la planta perfecta para nuestro huerto.

Muchas veces la germinación de las semillas, sobre todo al principio, es muy frustrante. Por ello creo que lo mejor es combinar ambas cosas, germinar nuestras propias semillas  y comprar plantones para seguir teniendo variedades y productos nuevos muchas veces modificados y con muy buenos resultados (como los melones injertados sobre calabaza que he comprado este año).

1 comentario:

  1. Lo de guardar semillas también se hace en jardinería, siguiendo los mismos criterios que con las semillas de cultivo de huerto y tienes toda la razón, no siempre funcionan, pero cuando lo hacen se pueden conseguir especies que se han adaptado perfectamente al clima, el suelo, el agua y hasta los insectos del lugar.
    ¡Un post magnífico!
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...